19 de septiembre de 2015

La alegría de Zied, niño refugiado sirio al conocer a Cristiano Ronaldo

Después de que un video mostrara el momento en donde una periodista húngara, sin corazón, aparece dándole una patada y haciéndole zancadilla a un refugiado, de nombre Osama Adbul Mohse, mientras cargaba a su hijo corriendo, intentando huir de la policía fronteriza entre Serbia y Hungría, las cosas han cambiado para la familia de este hombre,  aquellos momentos difíciles parecen haber quedado en el pasado.

La Familia Mohse logró viajar a España y rehacer su vida.  Osama se desempeñaba como director técnico de un equipo de primera división en Siria, y gracias a esta experiencia una escuela de entrenadores en Getafe le ofreció empleo y un hogar.

En una entrevista el padre de familia reveló que su hijo menor era aficionado al Real Madrid y su ídolo no era nadie más que Cristiano Ronaldo.  Florentino Pérez, presidente del equipo blanco y su comitiva, quienes ya habían hecho una jugosa donación a los refugiados,  decidieron invitarlo a conocer las instalaciones del club el viernes pasado.
Las imágenes muestran a un pequeño Zied lleno de alegría caminando por el estadio Santiago Bernabéu, con sus ojos llenos de felicidad,  y con  la inocencia propia de su edad, no reparó en besar la foto del goleador portugués que se encontró en el vestuario.   Ver video aquí

Al ver la emoción que causo en el niño encontrarse con la foto de Cristiano Ronaldo, invitaron al pequeño a conocerlo en persona y acompañarlo al terreno de juego en la ceremonia protocolaria antes del partido que disputara ante el Granada en la Liga hoy sábado.

Las imágenes son hermosas, la carita del pequeño Zied no puede ocultar su alegría. Y como siempre Cristiano muy dulce con los niños.   Vea las fotos aqui

La vida tiene sus momentos difíciles para todos, para unos más que para otros, pero esto nos demuestra que no solo podemos ayudar con dinero. Hay personas que están pasando por momentos difíciles en todo el mundo y en nuestras manos está llevar un poco de distracción y alegría a tantas personas para, de alguna forma, contrarrestar el sufrimiento.

No tenemos que ir muy lejos, en las calles de nuestra ciudad hay niños esperando que la vida los sorprenda.  No tenemos que esperar a que sea navidad.

Historias como estas también nos enseñan que por más difícil que nos parezca lo que estamos viviendo, siempre se puede volver a comenzar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tus comentarios.